¿Sabes qué no debes descuidar en tu rutina facial?

Te cuidas, te cuidas y te vuelves a cuidar, tienes los mejores productos del mercado, tantos que podrías usar varios diferentes cada día, pero no ves muchos cambios, la piel sigue apagada… ¿Qué puede estar fallando? Te traemos 4 claves para que tu rutina facial sea más eficaz. ¡Revísalas en tu rutina y verás qué cambio!

1.Así limpiaba, así, así...

¿Te suena la canción verdad? En la limpieza; o no nos limpiamos el rostro o lo hacemos con productos inadecuados de forma que perturbamos el pH de la epidermis y la función barrera. Favoreceremos la aparición de imperfecciones, tales como rojeces o granitos, y un aspecto apagado. Nada que ver con una piel sana y preciosa. Además los productos que tenemos para nuestro tratamiento nocturno, por excelentes que sean, no serán eficaces.

Ni que decir tiene que irnos a dormir maquilladas o con resto de protector solar es lo peor que podemos hacerle a nuestra piel. No ayudaremos a su regeneración y aparecerá opaca y seca por la mañana. Ni el mejor de los maquillajes nos sentará bien. Por la mañana también debemos limpiarla y ¡no sólo con agua!. Seguro que hay algún producto, gel o espuma, adecuado para ti y rápido de usar. Debe ser capaz de retirar las secreciones, los restos de la regeneración celular que se lleva a cabo por la noche y los restos de productos de nuestra rutina nocturna.

Para una limpieza perfecta por la noche lo haremos en 2 pasos: ¡Sí! La famosa doble limpieza. Con el primer paso, aceite o bálsamo, retiraremos las partículas de contaminación, maquillaje y protección solar. Estos productos oleosos son imbatibles para hacerlo, después aprovechamos nuestro limpiador, en gel o espuma, de la mañana y nos lavamos el rostro. Piel limpia y preparada para que cualquier tratamiento posterior haga su trabajo.

2.Protección solar 24/7.

La protección solar: sin ella no hay rutina facial eficaz. ¿Sabías que la radiación solar junto con la polución son en un 80% responsables del envejecimiento cutáneo? Pues así es, está en nuestras manos prevenir parte de esas manchas y arrugas que tanto nos desagradan.

No usarla a diario, en cantidad insuficiente u olvidar zonas como el cuello y escote hará que el resto de la rutina facial tenga un rendimiento mucho menor a la hora de mejorar el aspecto de nuestra piel.

3.Tu tocador es como el bolso de Mery Poppins.

Usar muchos productos, es otro error que nos puede pasar factura: nos pueden sensibilizar la piel y, por tanto, provocar que no esté saludable ni bonita. A veces las rutinas interminables que queriendo abarcar muchos activos incluyen activos en concentraciones inadecuadas o algunos que son incompatibles entre sí. Lo mejor es iniciar una rutina sencilla según nuestros objetivos y necesidades. Iremos incorporando los activos idóneos para un resultado óptimo, sin acumulación de productos ni gastos innecesarios.

Pero… ¿Cómo es una rutina facial sencilla? La que incluye limpieza, hidratación y protección solar. Podemos conseguirla con pocos productos y una vez que nos hayamos acostumbrado a usarlos con regularidad podremos ir incorporando esos activos de los que tanto hemos oído hablar.

4.No ser constante.

La falta de constancia es otro problema por el que nuestra rutina no funciona. Iniciar una rutina con muchos pasos nos puede llevar a cansarnos y abandonar antes de ver resultados. Por otra parte, de nada servirán los “domingos de mascarilla” si no mantenemos el cuidado diario con los consejos y productos que hemos ido adquiriendo.

Una rutina adecuada te cambiará la piel, pero tienes que darle tiempo. Hay que tener en cuenta que hay activos como el retinol y sus derivados que necesitan incluso semanas para mostrar sus efectos.

En resumen: la limpieza, la protección solar, no usar muchos productos y ser constante son factores clave que no hay que descuidar para no arruinar tu rutina facial.

Si necesitas ayuda o consejo para diseñar tu rutina facial, pásate por la farmacia o escríbenos en comentarios.

Rosa,

Equipo Farmacia Parque Gasset.

Cuida tu rostro y mantenlo hidratado